Como practicante de artes marciales, uno de los elementos más desafiantes y difíciles de entrenar es el combate o pelea. Despierta sentimientos de ansiedad y emoción al mismo tiempo. Los peligros son reales y un golpe mal calculado o mal ubicado puede llevar a una lesión. Sin embargo, es por el motivo de desarrollar nuestras habilidades de combate que entrenamos artes marciales y no cross-fit o levantamiento de pesas. Queremos prepararnos para los posibles peligros que puedan surgir y una parte integral de esto es aprender a luchar y entrenar para este tipo de situaciones.

Tengo la suerte de formar parte de un dojo que prioriza el combate, el sparring y la autodefensa. He aprendido mucho a lo largo de los años sobre cómo prepararme para un combate intenso y me gustaría compartir algunas de estas enseñanzas contigo para ayudarte a mejorar y sentirte más cómodo luchando y entrenando.

Comienza con el cuerpo y la mente

No puedo enfatizar lo suficiente lo importante que es esto. Verás, luchar es una actividad extremadamente estresante para la mayoría de nosotros, y ¿qué sucede cuando estamos estresados? Nuestro cuerpo se tensa. Se congela y ya no se puede utilizar de manera efectiva. No solo es el cuerpo. El miedo domina la mente. No podemos pensar con claridad y buscar soluciones con una mente temerosa y estresada. Es una receta para el desastre.

Si queremos luchar de manera efectiva y combatir bien, debemos mantener un cuerpo relajado y una compostura tranquila.

Un cuerpo relajado te permitirá reaccionar rápidamente y con fluidez a los movimientos de tu oponente. Este es un paso integral para establecer buenas defensas, como evasiones rápidas, parar golpes y desviar golpes.

No solo mejorará tus defensas, sino que también mejorará tu ofensiva al facilitar un buen movimiento y generación de poder.

En última instancia, los músculos y la respiración relajados evitarán la fatiga el mayor tiempo posible y te mantendrán luchando de manera efectiva durante más tiempo.

¿Qué pasa con una mente relajada? ¿Por qué es esto importante en medio del conflicto? Una mente relajada te ayudará a mantener la calma y te dará claridad durante el caos de una pelea. Esto es extremadamente importante para que puedas ver oportunidades con claridad y detectar debilidades en tu oponente. Tomarás mejores decisiones y harás un mejor uso de tus herramientas de combate.

Entonces, vayamos a los detalles técnicos del combate…

La Guardia de Combate

Tu guardia de combate es extremadamente importante. Debe ser cómoda y económica para que puedas mantener esta guardia durante toda la pelea. Una guardia sólida protegerá todas tus áreas vulnerables, incluyendo tu cabeza, barbilla, cuello y torso.

Para proteger estas áreas vitales, necesitas tener las manos levantadas a nivel de la barbilla para que puedas cubrir la cabeza, el cuello y la barbilla con movimientos mínimos. Igualmente importante es mantener los codos hacia abajo para proteger tus costillas y la parte media de tu cuerpo.

Puedes mantener tu cuerpo enfrentado en un ángulo de 45 grados para minimizar la superficie que tu oponente puede golpear. Esto también tiene la ventaja de darte un rango adicional de movimiento para girar tu cintura y utilizar tus caderas al golpear.

Por último, inclina tu barbilla hacia abajo para minimizar la posibilidad de ser noqueado si tu oponente atraviesa tu guardia.

Golpes

Entregar un golpe poderoso y efectivo es tanto una cuestión de técnica como de fuerza. La técnica te ayudará a minimizar el desperdicio de energía y te permitirá aplicar la máxima fuerza en tu objetivo. Girar las caderas y permitir que tus brazos o piernas te sigan te ayudará a golpear con todo tu cuerpo. Esto te permitirá generar un máximo de poder con un esfuerzo mínimo. También es importante no apuntar solo a la superficie del oponente, sino golpear a través de él.

Apunta a la máxima eficiencia. Reduce cualquier movimiento innecesario que evite que anticipes tus movimientos. Al lanzar un puñetazo recto, intenta mantener el codo pegado y hacia adentro para que no se desperdicie energía a medida que tu puñetazo se dirige hacia tu oponente. Un codo que sobresale también puede darle a tu oponente alguna indicación visual de tu ataque.

Entrena para diferentes rangos de combate

Tu estrategia de combate y entrenamiento debe permitirte funcionar en diferentes rangos. Esto te ayudará a enfrentarte a diferentes oponentes con diferentes habilidades. Ser capaz de luchar en diferentes rangos te ayudará a adaptarte y ajustarte a diferentes estilos de combate. Esto te convertirá en un luchador más efectivo. Es importante centrarse en los rangos en los que te sientas menos cómodo y seguir agregando habilidades y técnicas a tu repertorio de combate.

Esto es un desglose de cómo me gusta ver el combate en diferentes rangos:

Rango Largo

Tu oponente está a una distancia significativa o segura de ti. Ninguno de los dos está en la zona de combate para recibir daño. La clave en este rango es utilizar tu movimiento de pies, velocidad relativa y piernas para atacar.

Si estás dispuesto a mantener la pelea a larga distancia, debes entrar rápidamente en la zona de combate de tu oponente y lanzar tu ataque. Al completar tu ataque, debes salir de la zona de combate tan rápido como entraste.

Dado que tus piernas pueden cubrir un rango más largo que tus brazos, poseer un conjunto diverso de patadas será extremadamente importante para agregar a tu arsenal de combate a larga distancia. Las patadas son ideales para comenzar una combinación a larga distancia, ya que te ayudarán a entrar de manera fluida en la zona de combate mientras tu oponente trata de lidiar con ellas. También me gusta terminar una combinación a larga distancia con una patada, ya que me comprime tiempo para salir de la zona de peligro.

Rango Corto

En el combate a corta distancia, te encontrarás constantemente en la zona de combate del oponente. Esto significa que tendrás que encontrar una forma de atacar y defender en la zona de peligro. En este rango, tus codos, rodillas, puñetazos rectos, gancho y uppercuts son herramientas vitales. Estas te ayudan a atacar mientras aún te permiten parar y proteger tus áreas vitales. Me parece útil competir por el dominio de la línea central durante los enfrentamientos a corta distancia. Esto te ayudará a proteger tu propia línea central mientras atacas las áreas más vulnerables de tu oponente.

También es posible que termines regularmente en el clinch durante combates a corta distancia. En este rango, es vital saber luchar desde el clinch.

Luchando en el Clinch

La técnica perfecta en el clinch es apoyar los codos y los antebrazos en la parte superior del torso del oponente, con las manos firmemente sujetas alrededor de la cabeza del oponente. Esto te permite tener un control total para poder arrastrar al oponente, desorientarlo y desequilibrarlo. Podrás lanzar rodillas y codos devastadores desde esta posición o arrastrar a tu oponente al suelo si es necesario.

Tiempo y defensa

Perfeccionar tu tiempo y saber cuándo contraatacar el ataque de tu oponente es un elemento clave para convertirte en un luchador efectivo. Desarrollar una buena intuición de combate complementa al tiempo. Esto te ayudará a leer los movimientos e intenciones de tu oponente y te ayudará a buscar oportunidades para interceptar y terminar rápidamente la pelea.

He cubierto en profundidad las 3 estrategias defensivas para artistas marciales en otro artículo, pero aquí hay un resumen rápido:

Lucha en el Suelo

La mayoría de las peleas terminan en el suelo. Por lo tanto, es esencial trabajar en estrategias efectivas para defenderte si te encuentras en el suelo con un oponente. Esto incluye:

Esenciales del Entrenamiento de Combate

Acondicionamiento cardiovascular

El combate es una actividad extenuante que requiere mucha energía y resistencia. Es mejor acondicionar tu sistema cardiovascular para que puedas mantener altos niveles de intensidad durante largos períodos de tiempo. Para obtener resultados óptimos, debes considerar una actividad de cardio de estado constante, como 30 minutos de trote de baja intensidad y un régimen de trabajo intenso que no dure más de 20 minutos. Para el trabajo intenso, me gusta hacer sombra de sparring con la máxima intensidad durante 2 minutos, seguido de un período de descanso de 45 segundos, durante 5 rondas.

Acondicionamiento corporal

El acondicionamiento corporal es vital si quieres ser un luchador efectivo. He intentado fortalecer mi sección media con muchos ejercicios de abdominales y core con la esperanza de poder resistir un golpe en la zona media. Lamentablemente, esto no funcionó para mí.

Más adelante, descubrí que la forma más efectiva de resistir un golpe en la zona media es en realidad recibir golpes en la zona media. Toma un compañero de entrenamiento y haz que comience suavemente y aumente gradualmente la fuerza. Tensa tu sección media durante estos ejercicios de acondicionamiento y verás que lentamente desarrollarás la tolerancia para recibir golpes bastante potentes.

Trabajo en el Core

El trabajo en el core es muy importante para cualquier artista marcial. Para mí, es la base de la fuerza y ​​la resistencia. Te ayuda a coordinar tu cuerpo de manera que optimice el movimiento. Entonces, no descuides tu core e incorpóralo durante tus sesiones de entrenamiento de fuerza. Es mejor dejar el trabajo de core específico para el final de tu rutina de entrenamiento de fuerza, ya que deberías estar utilizándolo durante toda la sesión.

Buenos hábitos de combate

Desarrollar buenos hábitos de combate es muy importante y muchos dojos y gimnasios utilizan ejercicios para desarrollar estas habilidades. Intento incorporar lo siguiente en mi sparring, lo cual contribuye directamente a cómo peleo:

Más sobre artes marciales

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.